69

Publicado el 5 de agosto de 2012 por Martín Gaitán

Despiértese, que es tarde, me grita desde la puerta un hombre extraño. Despiértese usted, que buena falta le hace, le contesto yo. Pero el muy obstinado me sigue soñando.

blog comments powered by Disqus